La voluntad política que sostiene el euro