Laboral Kutxa y Cajamar, las dos ‘potencias’