“Los alimentos no pueden ser productos reclamo”