Los ingresos del turismo, para unos pocos