Menos para la salud, más para los bancos