Mucha solidaridad pero con interrogantes