Ni tan libres ni tan protegidos