Pocas, pero muy desprotegidas