Igualdad de género: más fecundidad y mejor economía