‘Tarifa plana’, más ruido que nueces