Trabajar no es garantía de salir de la pobreza