Un mundo desigual hasta en los datos para medirlo