Una bomba laboral, y no es una moda