El viento, para el que lo trabaja