Eroski: ¿el problema es la cooperativa?