Expulsados de sus casas, pero no desahuciados