‘Financiera’ para el Tercer Mundo