La economía solidaria, a la ofensiva