La libertad tiene su coste