La odisea del hábitat participativo