L’Olivera, una utopía para visitar