Madrid se abre a la economía social