B Corp: negocios para la gente y la naturaleza

  • La red B Corp agrupa a empresas que ayudan a resolver problemas sociales y medioambientales

    La red B Corp tiene 1.600 asociados en 30 países. FOTO: ANDREA BOSCH

    ¿Se imaginan una empresa que dé tiempo libre a sus empleados para hacer surf y dedique el 10% de sus beneficios a la defensa del medio ambiente? Esa empresa existe: se llama Patagonia, tiene su cuartel general en California y se dedica a la fabricación de ropa y material de montaña, surf y otros deportes de aire libre. 

    Fundada en 1973 por el ecologista, escalador y surfero Yvon Chouinard, la compañía tiene hoy 2.000 empleados y factura 600 millones de euros. Patagonia forma parte de B Corp, una red de empresas que no se limitan a buscar el máximo beneficio para sus accionistas, sino que se comprometen a construir un mundo más justo y sostenible. 

    Diez años después de su fundación, B Corp agrupa a 1.600 empresas de 30 países y 80 sectores diferentes. Aunque la mayoría de sus asociadas están en EE UU, el movimiento —como a sus fundadores les gusta llamarlo— está creciendo rápidamente en el resto del mundo.

    Ubicada a casi 10.000 kilómetros de la sede de Patagonia, una compañía de Arroyomolinos de León (Huelva) se convirtió hace unos meses en la primera socia española de B Corp. Alma Natura es una empresa social que se dedica a la organización de eventos, la formación y el diseño de proyectos de desarrollo en comunidades rurales. 

     

    EXAMEN A FONDO

    “Las empresas B Corp tienen en común que, a la hora de medir su éxito, no sólo tienen en cuenta parámetros financieros y económicos, sino el impacto social y medioambiental de su actividad”, explica Pablo Sánchez, coordinador de B Corporation en España.  

    El movimiento da un sello de garantía e incorpora en su seno a las empresas que lo soliciten y que, como Patagonia y Alma Natura, reúnan una serie de requisitos. Expertos de B Corp efectúan una detallada evaluación de toda la cadena de valor de la empresa, centrada en tres capítulos: 

    —Propósito. Las empresas deben cumplir determinados estándares medioambientales y sociales. Se tiene en cuenta, por ejemplo, cuáles son su línea de negocio y su modelo de gestión, quiénes son sus proveedores y clientes, en qué condiciones trabajan sus empleados, cómo gestiona los residuos… La implicación de la plantilla en la toma de decisiones también es un factor importante, igual que la política salarial. Cuanto menor sea la diferencia entre los que ganan más y los que ganan menos, mejor.

    —Legal. Las compañías candidatas deben incorporar a sus estatutos el compromiso de defender no sólo los derechos de los accionistas, sino de toda la sociedad. 

    —Transparencia. Cada empresa se compromete a publicar en la página web de B Corp los resultados de las evaluaciones periódicas que efectúa la red.

    ¿Qué beneficios tiene ser una empresa B Corp? Pablo Sánchez afirma que envía al cliente una señal clara de que detrás de la empresa hay, además de un buen producto, un buen propósito. Ser una compañía comprometida con la sociedad y la naturaleza constituyen, en su opinión, una gran ventaja competitiva. Sánchez sostiene que las empresas B Corp lo tienen más fácil a la hora de atraer talento e inversión, pues los jóvenes se sienten especialmente atraídos por empresas con un buen fin, igual que los inversores sensibilizados con fines sociales y medioambientales. Finalmente, la pertenencia a la comunidad permite intercambiar información y participar en proyectos conjuntos con otros miembros . 

    B Corp tiene 12 empresas asociadas en España antes de haber efectuado su lanzamiento oficial, previsto para junio próximo. Ya tienen su sello, entre otras, la filial española de Triodos Bank, la editorial de libros infantiles Cuento de Luz y la firma de servicios Roots for Sustainabilty, de la que el propio Pablo Sánchez es socio y que es la encargada de extender la red B Corp en España.

    La filosofía subyacente del movimiento es que a pesar de las innovaciones tecnológicas y de la prosperidad alcanzada en algunas partes del mundo,  siguen existiendo problemas enormes que no pueden resolver solos los gobiernos, las fundaciones o las organizaciones sin ánimo de lucro. En palabras de Jay Coen, uno de los fundadores de B Corp, el objetivo es que algún día “las empresas dejen de competir por ser las mejores del mundo y lo hagan por ser las mejores para el mundo”.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.