‘Rating’ sin el truco de la alquimia