Rudolf Diesel, el inventor que soñaba con un motor pequeño

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Noviembre 2020

    Pionero: Pacifista y preocupado por los temas sociales, el ingeniero quería fabricar un motor para las pequeñas empresas y para los países colonizados.

    El martes 6 de septiembre de 1870, pocos días después de que los prusianos derrotaran al ejército francés en Sedan, un cartel proclamaba en París que los alemanes debían abandonar la ciudad en 24 horas. Así lo hizo la familia Diesel, cogiendo un tren a Dieppe y luego un barco a Londres, adonde llegó el jueves 8 de septiembre. El joven Rudolf, que entonces tenía 12 años, conservó para siempre la aversión hacia “el nacionalismo mezquino” que empezó en la capital francesa, a la que su padre, encuadernador, había emigrado con su familia hacía muchos años. 

    Rudolf fue enviado después a casa de un tío en Augsburgo, en el sur de Alemania. Alumno brillante, apasionado por la técnica y la mecánica, continuó sus estudios en Múnich, donde llamó la atención de uno de sus profesores, Carl von Linde, un...

    Otros artículos de este número:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario