3% de déficit, ¿y entonces?