Cinco millones de expulsados del sistema