La independencia de Catalunya, una falsa salida a la crisis