Las prioridades que oculta la crisis catalana