Paro juvenil, un desafío de país