Presupuestos: más división social