El 5G topa con resistencia en distintos países