El ‘boom’ del juego desata las alarmas