El empleo, la guinda de la desaceleración