El gran nivelador // Luces largas y una conclusión perturbadora

  • Noviembre 2018

    DESIGUALDAD: Una historia exhaustiva de la desigualdad en el mundo.

    El gran nivelador
    Walter Scheidel
    Crítica, 2018
    620 páginas
    Precio: 28,90 €

    Esta es una obra tan documentada como perturbadora: un repaso histórico a la desigualdad económica y a cómo ha evolucionado, con la perspectiva de luces larguísimas y con la atención puesta en todos los continentes, siguiendo la estela del exitoso Sapiens, de Yuval Noah Harari, y la conclusión aplastante de que el único “gran nivelador” ha sido realmente, siempre, la violencia y las desgracias.

    El autor, Walter Scheidel, es un sénior de la prestigiosa Universidad de Stanford, experto en  historia económica y social con un enfoque multidisciplinar y preocupado, además, por el aumento de la desigualdad en los tiempos que vivimos. Tras examinar montañas de documentos en sociedades muy distintas sobre todo a lo largo de 5.000 años (desde el Egipto faraónico a las actuales sociedades occidentales, pasando por la China imperial, el Imperio Romano y las monarquías absolutistas europeas de la Edad Media), acumulando una ingente cantidad de estimaciones estadísticas sobre los respectivos índices de Gini y la concentración de rentas en el 10% más rico, obtiene una y otra vez el mismo inquietante patrón: en las épocas de estabilidad, la desigualdad va aumentando hasta niveles que acaban siendo insostenibles y, finalmente, hay un estallido que supone un salto igualitarista abrupto. Y vuelta a empezar. 

    Según este patrón histórico, repetido en culturas y épocas muy distintas, los estallidos que ponen fin a las largas etapas de creciente desigualdad son cuatro, que Scheidel bautiza como “cuarteto de jinetes de la equiparación violenta”: la guerra, la revolución social, el desmoronamiento del Estado y las pandemias. En todos los casos es, pues, consecuencia de la violencia y/o la muerte de mucha gente. Y ahí viene lo perturbador: la política, digamos, normal o pacífica, o el uso pacífico del Estado como instrumento para reducir la desigualdad no están en la lista.

    Ello no significa, claro, que no pueda llegar a estarlo alguna vez. Pero hasta ahora las “grandes nivelaciones” han discurrido siempre por otro lado, más salvaje. Obviamente, en los 30 años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial -los “Gloriosos Treinta” de la socialdemocracia y del Estado de bienestar- hubo una reducción significativa de la desigualdad. Pero desde la perspectiva larguísima de Scheidel ello fue producto más bien de la “gran compresión” tras las dos guerras mundiales y la Revolución de Octubre (1914-1945), el periodo probablemente más turbulento de la historia. Por tanto, dentro del más estricto patrón descrito en la obra: cuando la amortiguación culminó (definitivamente tras la caída del Muro de Berlín, en 1989) se recuperó la tendencia clásica hacia la desigualdad, cada vez más extrema. Apuesta: ¿qué vendrá luego?

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario