El gran nivelador // Luces largas y una conclusión perturbadora