El IRPH, en el banquillo europeo