El juego macroeconómico

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Abril 2019

    La macroeconomía es un gran juego intelectual cuyas reglas se reducen a una sola: se puede ganar una mano, pero nunca la partida. A largo plazo, todos los jugadores pierden. Incluso el campeón más brillante, John Maynard Keynes, sufrió un revolcón hará cosa de medio siglo. Fue Keynes quien, con su Teoría general del empleo, el interés y el dinero (1936), se atrevió por primera vez a afirmar que existían fórmulas para vincular todas las variables de un sistema económico, desde la adquisición de unos calcetines por parte del vecino de arriba hasta la fijación de tipos de interés por parte del Banco Central, y que la maldición de los ciclos, las vacas gordas y las vacas flacas bíblicas, podía evitarse o al menos paliarse.

    Keynes decía que jugando con la política monetaria y la política fiscal, y tomando deuda pública en las fases recesivas, se podía regular el barullo macroeconómico. Pero poco después de 1970 ocurrió algo que, según Keynes, no podía...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.