El mundo llora

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Diciembre 2019

    El planeta está lleno de bronca. De Hong Kong a Santiago de Chile, de Bogotá a Hong Kong, de La Paz a Bagdad, millones de manifestantes chocan contra las policías antidisturbios. Hay quien quiere encontrar una explicación común para tanta protesta: el fracaso del neoliberalismo, o la capacidad inflamatoria de las redes sociales, o la frustración de una juventud escasa de perspectivas, o el auge de los populismos, o las siempre socorridas maniobras de “agentes extranjeros”. Algo influirán, probablemente, cada uno de estos factores.

    A mí me parece que, como en otros momentos históricos, distintas sociedades intentan ampliar los límites de diferentes marcos institucionales. Para bien o para mal. Cualquier sistema de gobierno, incluyendo las democracias más refinadas, implica fricción entre grupos con intereses opuestos; cuando la estructura legal es percibida como una restricción ilegítima por parte de alguno de estos grupos, suele haber confrontación y...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario