Análisis de Alejandro Inurrieta: "Una estafa piramidal y consentida"

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Doctor en Ciencias Económicas y CEO de Inurrieta Consultoría Integral )
    17 Junio, 2015

    Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, una gran parte de las entidades bancarias en España tuvo que utilizar distintos instrumentos de capital para poder cumplir con las ratios de capital y solvencia que imponían los criterios de Basilea II y III.

    La época de orgía crediticia iniciada en 1996, y que tuvo su apogeo tras la entrada de España del euro, fue pergeñada por las cúpulas de las entidades financieras, fundamentalmente cajas de ahorro, con la inestimable ayuda de actores como el Banco de España, y en cuyo diseño teórico y difusión en el sector fueron imprescindibles empresas de consultoría. También influyó en todo el diseño quien bautizó a esta forma de capital, el hoy Ministro de Economía, Luis de Guindos en 2003.

    Este conjunto de entidades se confabularon para transformar una gran parte del ahorro depositado, con tipos de interés mínimos, en inversión en activos de renta fija perpetuos, sin derecho de voto, a mediante una campaña masiva a...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario