Atados por las cláusulas suelo