Barcelona: el coste de la vida sube cinco veces más que el salario