Domar el huracán Airbnb

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 27 Diciembre, 2016

    Presión: Distintas ciudades del Planeta tratan de atar corto a la plataforma, a la que acusan de todos los males ligados al creciente turismo masivo.

    MASIFICACIÓN Un grupo de turistas, en Barcelona. FOTOGRAFÍA: ANDREA BOSCH

    Un ciudadano delata a su vecino porque ha vuelto a ver entrar y salir del inmueble a tres jóvenes desconocidos (y ruidosos) cargados de maletas. Un ministro de Hacienda manda detectar si en las declaraciones de impuestos de los contribuyentes constan ingresos extra procedentes de alquileres ocasionales de sus casas, o de habitaciones.Una empresa de big data (macrodatos) sobrepone al plano de un municipio a un mapa que señala la ubicación de anuncios de viviendas disponibles para estancias cortas. Un millonario extranjero que hace dos años adquirió un inmueble entero (de paso obtuvo así la residencia española) descubre que puede resultar hasta cuatro veces más rentable ofrecer los distintos pisos a visitantes ocasionales que buscar inquilinos...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario