El consumidor rebelde también llega a la banca