El Corte Inglés, obligado a cambiar