El Corte Inglés, obligado a cambiar

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Modelo agotado: La muerte de Isidoro Álvarez llega en un momento muy delicado en la historia de los grandes almacenes

    No hay mejor barómetro de la economía española que El Corte Inglés. Si España crece, El Corte Inglés crece; si España lo pasa mal, El Corte Inglés lo pasa mal. Después de ocho años de crisis galopante, el gigante está tocado. La destrucción de empleo y el empobrecimiento de la clase media española han asestado un duro golpe a la cuenta de resultados de la compañía —primera del país en cuanto a número de empleados— y ha puesto en evidencia un modelo de negocio que dio enormes beneficios durante décadas, pero que ahora empieza a mostrar síntomas de agotamiento. La muerte de su presidente, Isidoro Álvarez, no ha hecho más que añadir incertidumbre al futuro de una empresa a punto de cumplir los 75 años de vida.

    La mayoría de los especialistas coinciden: El Corte Inglés no vio venir la tormenta que se avecinaba y ha sido lento a la hora de...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario