El poder del ‘lobby’ contra la dación en pago