El pulso del consumo familiar sigue débil

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 2 Octubre, 2013

    La escasa renta disponible impide que los ciudadanos ahorren dinero, pese a la caída continuada del gasto

    El índice de confianza del consumidor, que recoge el sentir del ciudadano en relación con el panorama socioeconómico y que determina sus decisiones de ahorro y consumo, lleva cuatro meses ininterrumpidos al alza. Elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), sigue una tendencia de fondo positiva: el pasado agosto marcaba 25 puntos más que en el mismo mes del año anterior, y el índice de expectativas futuras, 28 puntos más. Pero eso no significa que este indicador no haya vivido tiempos mejores durante la crisis. Porque el consumo, componente fundamental de la generación de riqueza en España, ha viajado a los infiernos en paralelo a la economía, y sigue sin salir a flote.  

    El Banco de España habla de una “prolongación de su tónica de debilidad” cuando analiza el comportamiento del gasto de los hogares durante los primeros seis meses del...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario