El pulso del consumo familiar sigue débil