Eléctrica pública: ¿una utopía?