Fútbol: un gran negocio mal repartido

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Mariano Rajoy pasó sus vacaciones de verano donde y como acostumbra: en Galicia y con la máxima discreción. De los escasos actos sociales de su agenda estival  —al menos de los que trascendieron a la opinión pública— destaca la comida que compartió en un reservado del restaurante El Badulaque, de la localidad coruñesa de Cedeira, con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo; el director del diario ABC, Bieito Rubido, natural del pueblo, y Florentino Pérez, presidente de la constructora ACS y del Real Madrid. 

    No es de extrañar la presencia en tan selecto almuerzo de Pérez, un maestro a la hora de moverse en las altas esferas del poder y cuya empresa tiene jugosos contratos con el Gobierno. Como suele recordar el economista y escritor César Molinas, el palco del estadio Santiago Bernabéu es el lugar favorito de reunión del capitalismo castizo, del que se benefician los hombres de negocios bien conectados con la política; un lugar ideal para casar...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario