Grecia, en la cárcel de la deuda

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 28 Junio, 2017

    Desde Atenas

    Experimento: Los recortes impuestos por la Troika dejan un país exhausto. Maniatado y desmoralizado, el Gobierno de izquierdas explora los márgenes para sobrevivir en un marco imposible.

    Protesta contra los recortes en Salónica.  FOTO:  VASILIS VERVERIDIS 

    En la mitología griega, Sísifo es castigado por los dioses a empujar eternamente una pesada roca montaña arriba sin llegar nunca a ningún lugar. En la realidad griega de hoy, los contornos de la pesada roca y la montaña son incluso más concretos: la enorme piedra es la deuda desbocada del país, que se ha encaramado al 180% del producto interior bruto (PIB). El ex ministro de Finanzas Yannis Varoufakis ha puesto incluso nombre a la montaña que el ciudadano de a pie trata cada día de ir subiendo sin acabar de lograrlo: Bailoutistán, juego de palabras en inglés para nombrar a un país que vive en el bucle de un plan de rescate (bailout) permanente, en el que Sísifo jamás llegará a la cima de la...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario