Guerra abierta entre el Gobierno y las eléctricas